Martes, 27 Octubre 2020

En los receptores del sabor amargo de la lengua podría estar el mejor arma de protección del cuerpo ante virus y bacterias. Una investigación publicada por Scientific American señala que la estimulación de estas papilas gustativas libera químicos que fortalecen el sistema inmunológico del cuerpo.

Pero los hallazgos no paran ahí. Además de ser producidas en la lengua, estas proteínas se liberan en el corazón, los pulmones, los intestinos y otros órganos, pues su ubicación no se limita a la cavidad bucal.

“El sistema inmunitario tarda horas o días en producir los anticuerpos específicos contra los virus y las bacterias. En cambio, la respuesta de los receptores gustativos, si bien más genérica y menos específica contra una bacteria concreta, sobreviene en minutos, señalan Roberto Lee y Noham Cohem, líderes del estudio.

De acuerdo con los investigadores, aumentar el consumo de alimentos amargos ayudaría a reforzar la respuesta inmunitaria natural. Es decir, estimularía al cuerpo para que produzca con frecuencia estas proteínas defensivas que llevarían al cuerpo a reducir su dependencia de antibióticos y a estar más preparado para cuando los virus ataquen.

lengua
De acuerdo con el estudio, cada vez que son estimulados los receptores del sabor amargo de la lengua,
estos llevan al cuerpo a producir proteínas que combaten virus y bacterias. / Foto: Sobretodosalud.com

Cortesía: sobretodosalud.com

0
0
0
s2smodern

Banner Fijo Superior UniAndes