Viernes, 14 Mayo 2021

En las últimas horas el presidente Juan Manuel Santos posesionó como ministro de Ambiente, en el Chocó, a Luis Gilberto Murillo, quien tendrá grandes retos ambientales que han quedado incompletos en gestiones pasadas y que para él tienen mayores implicaciones.

Andagoya, cabecera municipal del Medio San Juan en el Chocó, tuvo un doble significado en la posesión del nuevo ministro de Ambiente, Luis Gilberto Murillo. Por una parte porque esta parte del departamento es tal vez una de las más afectadas por la minería ilegal y otros delitos contra el medio ambiente, y por la otra porque allí nació, su gente ha asumido el nombramiento como representación de esa olvidada zona del país, y la minería ilegal hace uso de miembros de las comunidades. Ademas de los retos ambientales le espera el impacto social de las estrategias contra la minería ilegal del gobierno.

El mismo Codechocó publicó hace algunas semanas un estudio en el que se evidencia un crecimiento superior al 300% en el número de minas que trabajan en la cuenca.

Ese contexto será el punto de inicio para Murillo al frente de la cartera. Según el mapa que publicó en 2015 la Dirección Nacional de Fiscalías, hay por lo menos 6.400 investigaciones contra mineros ilegales en 21 departamentos del país, quienes han dejado consecuencias tan lamentables como la desaparición el Río Sambingo, en el Cauca.

Para eso el Ministerio de Ambiente tendrá como primera medida que coordinar sus funciones con la cartera de Minas y con la Fuerza Pública. Incluso el propio presidente Santos anunció la creación de una brigada adicional de lucha contra la minería ilegal en el Chocó, luego de sobrevolar ayer el departamento y observar los estragos de esta actividad criminal en la destrucción de bosques. El Ministro deberá a la par atender el impacto social de esta estrategia, entre otras en su propia region.

Y no solo eso deberá coordinar. También tendrá como reto fortalecer la institucionalidad ambiental y los procesos de licenciamiento para evitar casos como el de La Macarena, que dejó al descubierto el teléfono roto entre los ministerios de Minas, Ambiente y las Corporaciones Autónomas Regionales.

Por último, su otro gran reto será delimitar los 21 páramos que todavía faltan por definirse en el país. Algunos, como lo reconoció el propio exministro Gabriel Vallejo, con licencias entregadas para proyectos productivos o miles de habitantes con actividades establecidas de agricultura y ganadería.

minambiente

Foto: Presidencia

0
0
0
s2smodern

Banner Fijo Superior UniAndes