Domingo, 17 Febrero 2019

CECILIA200
Por Cecilia Rodríguez González-Rubio

Presidenta de Catorce6

Cuando se habla de que el agua se está acabando la causa real es su escasez justo en zonas de alta demanda. Porque en el planeta ello no es cierto ni ocurrirá. Sin embargo la escasez de agua que padecen muchas zonas y ciudades proviene de la falta de planeación. Es así como cada vez hay más ciudades y actividades agrícolas en alerta porque la demanda se comporta de manera diferente a la oferta.

El caso emblemático en 2018 fue el de Ciudad del Cabo, que estuvo a punto de dejar de bombear agua a sus más de 4 millones de habitantes. Esta no es la única, muchas son las ciudades con problemas de oferta Ciudad de México en nuestro continente y en Colombia Bucaramanga, Cúcuta, Valledupar, Santa Marta y varias más.

Aunque resulta obvio que la entrega de agua a quienes la demandan se planee conforme a la disponibilidad de la oferta, ello no resulta así en la realidad. Las poblaciones se van asentando en donde definen los planes de ordenamiento de las ciudades, pero también a donde los urbanistas son llevados por las oportunidades comerciales o donde la pobreza conduce. La disponibilidad de agua natural en el largo plazo ni se tienen en cuenta cuando las empresas de servicios públicos otorgan la disponibilidad en el marco de la obtención de las licencias de urbanismo y construcción, o cuando una autoridad ambiental otorga una concesión de agua a un agricultor.

Hay muchos planes de riesgos que advierten eventuales sequías, pero muy pocos planes articulados entre todas las entidades públicas competentes para evitar que estos riesgos se materialicen.

En Colombia hay muchos estudios sobre la oferta de aguas superficiales y subterráneas, en universidades y en diversas entidades del Estado. Lo eficiente sería acumular por cuencas este vasto conocimiento y realizar estudios solo de lo que hace falta para cumplir con la importante normatividad que sobre recursos hídricos ha expedido el Ministerio de Ambiente. Las ERA o evaluaciones regionales de Agua son un instrumento eficaz que no todas las Corporaciones Autónomas han implementado. Con este podrían ordenar el uso del recurso hídrico de acuerdo con la oferta para períodos de tiempo amplios y así evitar crisis fácilmente evitables.

Las Corporaciones Autónomas Regionales y las autoridades ambientales urbanas, tienen la posibilidad de otorgar concesiones de agua con bases más sólidas y de brindarle a la sociedad y las entidades públicas información sustentada sobre los recursos hídricos en su jurisdicción.

El desconocimiento del balance hídrico produce el otorgamiento de concesiones de agua sin la legitimidad requerida, convirtiéndolas en fuente de múltiples conflictos.

En Catorce 6 hemos querido publicar esta edición especial sobre los recursos hídricos en Colombia para contribuir a elevar el conocimiento y la concientización más que sobre el agua, sobre el balance hídrico. Como periodistas buscamos evitar el catastrofismo y apoyar las acciones urgentes sobre bases científicas y técnicas que deben adoptar las autoridades ambientales. De esta manera se podrán mejorar la urbanización y la agricultura que tantos impactos ambientales generan.

0
0
0
s2smodern

Banner Fijo Superior UniAndes